El COVID-19 un año después: La salud mental durante la cuarentena


Mantener la salud mental durante la cuarentena ha afectado de manera psicológica a casi todos. Sin embargo, este último año nos ha ayudado a conversar abiertamente sobre cómo nos sentimos y a terminar con el estigma relacionado con buscar tratamiento.

Por más de un año, el COVID-19 ha sido una parte prevalente de nuestras vidas y mantener la salud mental durante la cuarentena ha afectado de manera psicológica a casi todos. Sin embargo, a pesar de todo –la pérdida, la incertidumbre, el estrés y el trauma– podemos ver el lado bueno de las cosas. Por ejemplo, al haber entre la población general más conversaciones sobre la salud mental, buscar tratamiento para la salud mental ahora conlleva menos estigma.

Al comienzo de la pandemia, personas compraban con desesperación papel higiénico y desinfectante para las manos a causa del pánico. Además, casi de inmediato, el mundo de la atención médica dio un giro hacia la telesalud (prestar servicios por teléfono o videollamada), lo cual facilitaba que las personas encontraran ayuda cuando se sentían abrumadas. Esperábamos que esta situación terminara en un par de meses, pero cuando menos pensamos, ya era Navidad y los casos de COVID-19 aún estaban en aumento. Para entonces, hubo un cambio con respecto a nuestra respuesta a la pandemia. Esta se volvió menos frenética y nos enfocamos más en aprender a controlar lo que está en nuestras manos.

Para algunas personas, la salud mental durante la cuarentena significaba tomar un descanso de los horarios ocupados, trabajar desde casa y disfrutar de pasar tiempo con sus familias. Por otro lado, para otras personas, esta significaba trabajar más arduamente e incluso jornadas más largas. Y, para muchas otras, esta significaba desempleo, aumento en el uso de sustancias, ansiedad, depresión y estrés económico en tiempos del COVID. La situación de cada persona era diferente, por lo tanto, también eran diferentes las maneras de adaptarse mentalmente a los cambios en la vida cotidiana.

Además, los niños se vieron muy afectados a causa de la pandemia. Es decir, la escuela presencial, los deportes y otras actividades extracurriculares se cancelaron. Como consecuencia, ellos ya no podían ver a sus amigos y una pantalla de computadora en la cocina se convirtió en su salón de clases. Durante todo este tiempo, muchos eran muy pequeños para entender completamente lo que pasaba. Será interesante ver cuál será el impacto del COVID en la salud de los niños a largo plazo, pero los niños son fuertes. Así como los adultos, ellos ahora también se sienten más cómodos al hablar de sus sentimientos sin pena alguna.

Se puede decir que, durante el curso de la pandemia, los trabajadores en el frente de batalla sufrieron la peor parte del trauma. Tener que lidiar directamente, y a diario, con la pérdida y la tragedia no ha sido una tarea fácil para ellos. Aunque el gran apoyo de la comunidad ha sido fenomenal, aún debemos motivar a nuestros héroes de la atención médica y ayudarlos a seguir adelante.

Desde estudiantes en el jardín de niños hasta trabajadores en las unidades de cuidados intensivos, nadie es inmune a los trastornos de la salud mental, incluso aquellos que no tenían síntomas antes de la pandemia. Si sufre usted o un ser querido, esté pendiente de estos signos y busque tratamiento.

  • Cambios de humor
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Irritabilidad
  • Dificultad para dormir
  • Aumento en el uso de sustancias
  • Pensamientos suicidas

El apoyo profesional es diferente para cada persona. Este principalmente consiste en psicoterapia, terapia cognitivo-conductual o simplemente volver a examinar su rutina diaria. Incluso, podría necesitar modificar sus hábitos alimenticios y de ejercicio, identificar mecanismos nuevos de afrontamiento, crear un horario fijo para sí mismo o tomar medicamento. Sea cual sea su diagnóstico, puede confiar en que en Valleywise Health, por medio de citas virtuales o en persona, siempre podrá hablar con alguien que no lo juzgará.

Ahora que la vacuna cada vez está disponible en más lugares, podemos respirar más tranquilos al saber que tal vez pronto podremos regresar a la normalidad. Hasta entonces, dele prioridad a su propia salud mental durante la cuarentena y a menudo esté pendiente de cómo están los miembros de su círculo social. Escuche sus problemas y no tenga miedo de compartir los suyos. Sea creativo y amable en sus esfuerzos por ayudar a la salud mental de la familia, amigos y desconocidos, ¡ya que todos estamos unidos en esta lucha!

Si le gustaría hablar con un profesional sobre su salud mental durante la cuarentena, ¡no dude en llamar al 1 (833) VLLYWSE y programar hoy una cita virtual o en persona con Valleywise Health!

Sources:

  1. https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/daily-life-coping/managing-stress-anxiety.html
  2. https://www.kff.org/coronavirus-covid-19/issue-brief/the-implications-of-covid-19-for-mental-health-and-substance-use/
  3. https://covid19.valleywisehealth.org/

Acerca del autor

Alicia L. Cowdrey, MD - 

La Dra. Cowdrey es una psiquiatra de District Medical Group que además es directora médica de la atención ambulatoria de los Servicios de Salud Mental en Valleywise Health. También es directora adjunta de programas del Programa de Residencia en Psiquiatría para Adultos de Creighton Alliance. Además de dar consulta a pacientes en Valleywise Health, la Dra. Cowdrey capacita a la siguiente generación de psiquiatras por medio de la alianza en educación de salud, Creighton University – Arizona Health Education Alliance.

Leer más artículos por Alicia L. Cowdrey, MD  Examinar todos los temas

Mantente al día y recibe notificaciones de nuevos mensajes.

Suscribir